Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

domingo, 2 de abril de 2017

Falsas creencias

Creí que la gente vulgar, mal educada era la que decía malas palabras, no preocupadas por aprender ciencia y tecnología, resignada a la pobreza y la ignorancia, incapaz de luchar por altos ideales;  pero estaba equivocado, no importa como se expresa una persona, sino como actúa, no importa cuanto ha leído , cuanto ha aprendido, sino como lo aplica en su vida para su provecho y el de los demás.

Pensé  que la reeligió era necesaria para mantener la fe, la esperanza, la union entre los hombres alrededor de algo sagrado, pero he constatado que ha causado millones de muertos, angustia y desesperación, divisiones que no tienen remedio, prolongadas guerras que no tienen fin.

Creí que los lideres eran inteligentes, que nos conducían por caminos rectos y estaban inspirados por los altos ideales para alcanzar la justicia, la fraternidad, la paz, pero no ha sido mas que un sueño que se desvaneció con las evidencias de la corrupción que existe en torno a quienes controlan a sociedades para sus egoístas intereses.

Pensé que mis maestros eran sabios que conocían los secretos de la naturaleza humana, de la relación del hombre con el universo, del origen de la vida y que en las ciencias se encontraba la respuesta a cada pregunta que me planteaba, pero he descubierto que son únicamente  reproductores de conceptos  dirigidos, de ideologías elaboradas , de paradigmas diseñados para mantenernos a ciegas siguiendo a quienes manipulan y controlan la tierra.

Creí que éramos hijos de Dios y que mis actos estaban marcados por un derecho divino , pero he constatado que renunciamos a ese linaje y nos convertimos en aliados del demonio para terminar con la vida de una manera brutal, depravada , como si en ello hubiese el deseo vehemente de mostrar lo que hay en nuestro corazón, en nuestra mente enferma, porque  pensaba que el hombre era un ser con gran capacidad para distinguir lo bueno de lo malo y hacer siempre lo que mas le convenía, pero he visto que somos incapaces de comprender lo elemental, de perdernos en los laberintos que formamos con nuestra ambición y pasiones desenfrenadas, que caemos fácilmente en los errores repetidos con total displicencia, creyendo que estamos en lo correcto.

Del amor que os puedo decir, fue otra de las tantas creencias equivocadas, porque el hombre tiene un alto porcentaje de animal, sus instintos están presentes en sus actos , se confunden con la intención de ser racional y con sus aspiraciones para alcanzar lo divino, dando al amor distintos matices, envolviéndolo en locuras, en extrañas alucinaciones que se desvanecen con la realidad de un mundo al que no pertenecen los grandes sentimientos ni los sublimes pensamientos o emociones  simplemente se pierde en los espacios  y el tiempo .
  He visto pasiones convertidas en odio, amores que terminaron en tragedia, amores que fueron leyenda porque no se realizaron quedando truncados en su esencia , pero pocos amores son los que se pueden tomar como ejemplo para decir que realmente sabemos lo que es amar.

Creo en muchas cosas equivocadamente, no es mi culpa, eso sucede constantemente, creemos en lo que nos enseñan, nuestros padres y maestros también fueron engañados, se les impidió encontrar el verdadero significado de las cosas, repitiendo los mismos conceptos, mostrando de manera incorrecta lo que es el hombre y lo que es el universo, tal vez porque desde los primeros tiempos no pudimos aceptar la realidad , elavorando  una serie de mentiras que nos sirvieran para tener marcos de referencia aceptables, bases para continuar soportando nuestra insignificante existencia en el universo.

Estaban equivocados, el hombre no requiere de mentiras, la verdad nos hace mas fuertes , nos dignifica, hemos sido vencedores a pesar de nuestras carencias, somos poderosos luchadores que han enfrentado los fenómenos naturales, luchando constantemente, intentando dominar nuestros propios impulsos de muerte.
Creí en muchas cosas que no eran ciertas, hoy creo solo en el hombre, en mi naturaleza que se ha impuesto a los tiempos y a los espacios para revelar una verdad que ha sido escrita en las obras de millones de seres anhelantes de paz y justicia, creo en la bendita hora en que podrá caer para siempre la venda de los ojos y ver la luz que muestra lo que somos dentro de este inmenso cosmos y nuestra relación con Dios. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario