Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

domingo, 11 de diciembre de 2016

Cuando la hadas dejaron de lucir

Hace mile de años, cuando los hombre empezaron a poblar la tierra, las hadas se comunicaban con los animales y una mariposa aconsejo a la reina de ellas que procurara no ser vista por  quienes se creen  reyes del planeta, todo lo quieren poseer y dominar y son un peligro para todas las otras especies, lo mejor es aprender a disfrazarse, aparentar ser algo poco apreciado, no lucir la belleza u otras cualidades que despertaran su codicia.  La reina comprendió el peligro en que se encontraban, recomendando a todas las hadas que hicieran lo posible para no ser vistas por los hombres.  Desde entonces las maravillosas hadas dejaron de lucir sus brillantes colores, su belleza, sus cantos y danzas, como expertas en mimetismo se ocultan entre las rocas, las flores, el bosque o en parajes alejados donde pueden gozar de tranquilidad.
Algunas personas hacen lo mismo que las hadas, pasan desapercibidas la mayor parte de su vida, son artistas, escritores, artesanos, agricultores, gente que hace funcionar lo esencial para la vida, pero que no son reconocidos hasta que pasado el tiempo salen a la luz sus obras, las que muchas veces se atribuyen quienes menos han trabajado en ellas.

He visto a campesinos, obreros, trabajadores de la construcción, empleados que nunca reciben reconocimiento por lo que hacen, su labor se escapa a las miradas que atentas se posan en quienes alardean de triunfos y demandas, los que hablan mucho y hacen poco, quienes hacen de la retórica su mejor arma y del discurso demagógico su herramienta de trabajo, corrompiendo el lenguaje para ganar partidarios, obtener el apoyo de quienes creen que son esos hombres los que les han de llevar al progreso, a la paz y justicia.

Al igual que las hadas, el hombre de ciencia, el profesionista, los que hacen realidad los sueños y abastecen de lo necesario al planeta, se mantienen en sus puestos trabajando arduamente, creando lo necesario para que diariamente tengamos en nuestros hogares y en cada rincón del mundo aquello que es imprescindible para la vida. No son admirados, no tienen seguidores fanáticos que se mantienen de promesas incumplidas, ni de ambiciosos que buscan vivir a costa de otros, pero no podríamos continuar sin su labor, en realidad son como duendes y hadas haciendo brillar las cosas, salvando vidas, curando enfermos, produciendo alimentos, construyendo viviendas, presas, autopistas,  inventando , creando arte y cultura para hacer que el hombre sea digno hijo de Dios o, para los no creyentes, un buen producto de la evolución.

domingo, 4 de diciembre de 2016

Triste ocaso

    Ir a la playa por las tardes es uno de mis pasatiempos favoritos, los ocasos son increíbles , cada tarde algo distinto se pinta en el cielo y me hace sentir bien el presenciar esas obras magníficas que algunos atribuyen a la naturaleza y yo prefiero atribuir a Dios.
Una de esas tarde me encontré con una pareja de ancianos y me acerque para comentar con ellos la belleza, la combinación de colores, luces y sombras en un cuadro realmente espectacular, ellos me miraron con tristeza y el hombre me dijo:
Es una pena que nuestros nietos no verán algo como esto, el ocaso del planeta esta cerca, hemos agotado los recursos, lo contaminamos y sobre poblamos sin apenas interesarnos en el daño que nos hacíamos .
El anciano prosiguió diciendo:
    hemos presenciado muchas guerras, catástrofes naturales, pero nada se compara con lo que viene en los próximos años... lo mas triste es que no hemos mejorado, seguimos peleando, en los últimos momentos continuamos con nuestra estúpida  pretensión de conquista, los líderes de naciones se jactan de tener el poder y su corrupción ha dejado a los pueblos hundidos en el caos, tal pareciera que el mundo se convirtió en un manicomio.

   Reflexione unos minutos sus palabras y dije: no he vivido tanto como usted, su experiencia y sabiduría es algo que aprecio y me alarma la perspectiva que tiene del final de la humanidad, pero quiero pensar que aun tenemos el recurso de los jóvenes y su inventiva, su energía para luchar en estos tiempos difíciles la batalla mas difícil de la historia , es cierto que el tiempo se agota, pero la misma naturaleza nos ha demostrado que hay soluciones inesperadas para fenómenos que nos parecen insolubles.

    Tengo fe en que Dios nos ha de guiar por el camino correcto y encontraremos las respuestas, tal vez aún nos queda camino por recorrer, lo que parece un final puede ser el inicio de una nueva era, no hay que perder la esperanza porque al igual que en este atardecer en el que se va ocultando el sol, nos alienta el saber que mañana aparecerá iluminando de nuevo la tierra.

En los rostros arrugados de aquella pareja apenas se esbozó una sonrisa, mas de condescendencia que de aprobación, y siguieron mirando en silencio el ocaso.
He reflexionado sobre el suceso y creo que si es triste llegar al final del camino y ver que se deja un panorama gris atrás , que no hay muchas esperanzas de que las cosas mejoren y que los seres que amas estarán enfrentando tiempos muy complicados... pero acaso no ha sido complicado siempre el camino que ha recorrido el hombre?  Los tiempos difíciles han sido una constante en nuestra historia, siempre luchando por vencer elementos, condiciones adversas, revoluciones, guerras, catástrofes naturales, pero hemos salido adelante, en general las cosas no han sido del todo malas, estamos aquí frente a grandes retos que se tendrán que solucionar o nos extinguiremos luchando, ha sido un largo camino, llegando a soñar con alcanzar las estrellas, nos hemos divertido, ha sido emocionante , no podemos quejarnos, pudo ser peor, que tal si hubiéramos lanzado bombas atómicas en otras guerras, con las dos primeras tuvimos suficiente para darnos cuenta que estábamos jugando demasiado pesado, que nuestra locura era mucha pero no para tanto.

  Ahora ya se esta ideando atmosferas artificiales, jardines verticales, huertas en edificios, nuevos sistemas de cultivo en los que se puede cosechar mucho en la misma área y por si eso fuera poco, ya se hacen planes para llevar a marte materiales que serán utilizados en estaciones para seguir nuestros procesos de consumo, ahora con productos naturales marcianos.

Locos y tontos son muy osados, no miden consecuencias, se lanzan a la aventura con la convicción de que se puede lograr lo imposible, de esa forma hemos avanzado, nuestra evolución no es solo producto de inteligencia, en gran parte se debe a esa falta de consciencia que nos lleva a intentar cualquier cosa por desquiciada que parezca, algunas veces bailamos con la fea, otras salimos bien librados y como niños con juguete nuevo seguimos buscando que otra cosa podemos hacer con lo que ya tenemos esperando que Dios nos bendiga , creo que eso ha sido, en el mejor de los casos, lo que nos ha valido para seguir soñando , tal vez logremos en un futuro no lejano ser mejores y salvar al planeta.  No perdamos el optimismo!
    Siempre en el juego de perder o ganar, nadie sabe lo que nos depara el destino, pero sigamos el camino confiados en que Dios está a nuestro lado, pongamos nuestro mejor esfuerzo para mejorar las cosas, cualquier detalle, cada punto cuenta,  seguramente veremos nuestro ocaso con la alegría de quien sabe que al otro día brillará la luz nuevamente.