Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

jueves, 20 de octubre de 2016

asalto a la cordura

La mayoría de los mexicanos sabemos lo que significa la falta de garantías, la injusticia, la impotencia ante la corrupción de nuestros líderes, instituciones y como el crimen se ha generalizado como parte de la vida cotidiana, pero difícil es notar que en nuestro diario comportamiento también contribuimos a que eso suceda, nuestros actos dan el sello a nuestras sociedades, cuando nos pasamos una luz roja, nos estacionamos en doble fila, insultamos o agredimos o dañamos de alguna forma a otros estamos participando en esa locura colectiva que nos tiene tan preocupados.

    Las justificaciones son múltiples, se cree que no hay otra forma de salir adelante, que hay que seguir la corriente y no dejarse aplastar, competir, ganar es lo que importa, cualquiera que sea el recurso que se utilice, ser narco ya no es un delito, es formar parte de una red que se extendió al amparo de las autoridades, asesinar o robar es común, porque no hay restricción moral o legal que lo impida, lo primero es satisfacer las necesidades personales, las ambiciones individuales, participando en un acontecer que permite impunemente la violación de los derechos humanos. 

     Se puede decir que estamos sanos?  de ninguna manera, nuestras alteraciones mentales ni siquiera nos permiten percatarnos de cuán grave es nuestra enfermedad, la sociedad, por consecuencia, está enferma, saturada de padecimientos relacionadas con la corrupción, pero sobre todo, con la falta de consciencia colectiva. 

    Es importante comprender que el mal que hacemos tiene consecuencias graves, no solo sobre los que supuestamente son afectados directamente, sino en  conjunto social, ya que cada acto contribuye positiva o negativamente en el accionar colectivo y refleja lo que es una sociedad determinada. 

    
    

domingo, 9 de octubre de 2016

La esperanza vive

Observando desde mi interior, intentando traducir correctamente las percepciones, sonidos, aromas, sabores, formas, actitudes, cambios, fenómenos,  sucesos que se van presentando cada instante mostrando lo que es la vida, pero es difícil armar el rompecabezas, las piezas dispersas en el tiempo y el espacio, inmensas dimensiones que tengo que albergar en el reducido espacio de mi cerebro ya cargado con mis propios sentimientos, emociones, sueños, ideas que se convierten en acciones o en un océano de oleaje turbulento donde naufragan las enseñanzas de los grandes maestros, los discursos de falsos predicadores, las frases de grandes hombres que pretendieron cambiar la naturaleza del hombre. 

   No seas un espectador de la vida, si no amas nada tiene sentido, el dolor es parte de la existencia, ve  del otro lado de tu egoísmo, cuantas frases he guardado comparando con el accionar diario, con mi proceder que no se ajusta a un mundo que cambiando a cada instante es incomprensible.
adaptarse a los cambios ya no es una exigencia, ni siquiera los genios pueden hacerlo, se deja correr la cinta , se sigue la corriente, no hay para qué esforzarse, la corriente es demasiado fuerte, la maquinaria que hicimos con tantos errores y en tantos siglos ahora ya no se puede detener, nos tritura entre sus engranajes, nos convierte en autómatas imitadores de comportamiento, nos hace productores de guerras, enfermedades, miseria, descomposición de lo que resta en el mundo, preparando sin duda el colapso final .

   Que es el hombre? preguntaba uno de mis maestros, respondiendo el mismo, es un animal social, le creímos, porque el era quien enseñaba, el señor de las ciencias al que se le confiaba la educación, pero estaba equivocado, porque somos un depredador implacable, cruel, temeroso de su futuro, incapaz de saber su origen o destino, se aferra a cualquier cosa para darle sentido a su existencia y no quiere ser un espectador sino el actor principal de la obra, sin saber si el argumento es bueno o malo, sin entender en realidad cual es su papel en la escena . 
    No es sociable porque le interese el bienestar del grupo, su adhesión corresponde a intereses mezquinos, su bienestar depende del provecho que pueda sacar en sociedad, pero se abstrae cuanto pueda de su participación en causas que beneficien a otros, su egoísmo le impulsa a la competencia continua, al aislamiento en medio de multitudes que actúan de igual forma, cada cual ve únicamente por sus propios intereses, el servicio se otorga a cambio de una recompensa, el mercado admite toda clase de intercambios y las personas se venden igual que cualquier articulo. 


   Lo que escribo o expreso hablando no tiene repercusión alguna cuando se pierde su valor económico , se vende aquello que agrada al público, las editoriales censuran a discreción siguiendo los parámetros del mercado, las tendencias de la época, el sentido de las críticas, pero sobre todo el volumen de las ventas, se trata de ganar dinero, prestigio, no importa si se dicen mentiras o se oculta un abominable crimen. 

     El espectador acepta lo que se va presentando, millones de seres se conforman con lo que se les administra por los medios de comunicación para que piensen y actúen de forma determinada consumiendo lo que se desea vender, atendiendo aquello que no significa riesgo para los que tienen el poder.
Al pueblo pan y circo, es la proclama de quien desea seguir controlando sociedades, el rebaño sigue la senda, no hay porqué arriesgarse, ser un borrego tiene la ventaja de estar protegido por un sistema que no admite diferencias de opinión, los cambios han de surgir de la conveniencia del mercado, la maquinaria económica marca la pauta y el hombre es un espectador sin criterio propio. 

    La esperanza existe, es lo que hace al hombre seguir luchando, buscar soluciones, escapar de su propio infierno y trabajar arduamente para cambiar las cosas. 
Muchos son los que ahora intentan por diferentes caminos encontrar las fórmulas para mejorar el ambiente, la administración pública, la educación, el comportamiento del hombre en general, eso mantiene la llama viva, los jóvenes tienen la energía , los conocimientos y medios a su alcance para realizar la proeza, están ante la mas grande de las batallas, tienen que ganarla, de eso depende el futuro de la humanidad y del planeta, lo mejor de todo es que no requieren de recompensas, saben que han de recibir los beneficios como una lógica consecuencia, una vida mejor donde puedan disfrutar de un mundo menos contaminado, justo, ordenado de acuerdo a los requerimientos del hombre y de la naturaleza, es algo que han comprendido en el instante justo para iniciar una verdadera revolución en el pensamiento humano, logrando lo que nunca antes se ha podido, dar sentido a la vida y no a la muerte, siguiendo los caminos de la sabiduría y no los de la ambición egoísta , los del amor y no los de la destrucción irracional