Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

jueves, 7 de mayo de 2015

El futuro, una historia olvidada

La historia olvidada

  Hace años leí un relato donde se narraba como llega un nuevo integrante a un hogar y se va convirtiendo en el acaparador de la atención, en quien dicta los nuevos parámetros de conducta y logra cambiar de tal manera la forma de vida de esa familia hasta el punto de aislarlos, romper su comunicación, determinar sus gustos, alejarlos de sus tareas por entretenerlos en cosas vanas, incluso de mal gusto, pero que resultaban graciosas, románticas, emocionantes.
   Ese integrante fue la TV,   el narrador hace énfasis en lo nefasto que resulto para su familia la llegada de ese aparato a su hogar, de cómo su padre se perdió durante horas que antes dedicaba a la atención de sus hijos, viendo espectáculos deportivos, y su madre viendo programas de variedad o películas desatendió el hogar .    los integrantes de esa familia terminan siendo adictos al televisor, cada día pasan mas horas frente a esa pantalla de donde emanan toda clase de imágenes que su cerebro va acumulando, interpretando, sin que haya un orden, un sentido, un análisis que permita la reflexión y se convierta en algo productivo, por lo menos en temas interesantes desde el punto de vista cultural, simplemente se trata de ver mas y mas, como si fueran atraídos por ese constante emisor de cosas que muestras una variedad increíble de cosas jamás imaginadas.

     Cuantos de nosotros pasamos por el mismo proceso, experimentamos las mismas cosas en nuestro hogar y perdimos la comunicación con nuestros hermanos y padres. A mas televisores en casa menor era la comunicación familiar, nos hicimos conocedores y admiradores de seres que nos presentaban en la pantalla chica, ya nuestros padres no eran el modelo a seguir, ahora teníamos grandes estrellas reconocidas mundialmente como los seres que marcaban el patrón ideal.

  Caímos en la trampa , poco a poco fueron influenciando nuestro comportamiento y terminamos vistiendo igual, consumiendo los mismo, haciendo los mismo como verdaderos robots manejados a control remoto con el objetivo de fomentar el consumismo, el conformismo, la falta de iniciativa, de reflexión, de cuestionamiento. Aceptamos sin condiciones los que la TV mostraba como si fuera lo único existente, lo que ahí se decía era la verdad , no existía manera de rebatirlo, estábamos sujetos a escuchar y ver los mismos mensajes repetidamente hasta que aceptábamos como un hecho lo que se trasmitía.   Nada mejor para el control social, jamás se había tenido un instrumento tan eficiente para tal fin y lo peor de eso fue que permitimos que nuestros  hijos continuaran bajo el mismo sistema.

    Hoy se tiene la alternativa de la red, depende como la utilicemos para salir de ese nefasto control o para aumentar su poder, porque, como en todo avance, siempre existe la posibilidad de que sea aprovechado en forma contraria a la pretensión inicial. De la presente generación dependerá el futuro de este medio de comunicación global, su contenido puede ser el mas variado y la selección de lo que veamos, de cómo lo utilicemos, del beneficio que se obtenga determinara el nuevo rumbo en la ruta que se ha de seguir. Esta generación tiene grandes retos, las batallas mas grandes que haya librado la humanidad le han de tocar, vencer o morir es la consigna, ya no hay mas, estamos en el borde del precipicio y salvarnos es primordial, para ello se requiere de mentes brillantes, con ideas que rompan los cercos marcados por la corrupción, el egoísmo, la injusticia que ha imperado históricamente.   No es algo sencillo se requiere de verdaderos héroes dispuestos a oponerse a lo establecido, brindando la alternativas para una nueva vida, capaces de ver mas allá de lo que pudimos percibir los de generaciones anteriores, el futuro de la humanidad esta en juego.



Intruso

El intruso

     Me ha tocado vivir una época de grandes avances en la ciencia y la tecnología, casi en un abrir y cerrar de ojos se vinieron en avalancha los trasplantes de órganos, la televisión, los procesadores, la red, videojuegos, celulares inteligentes y se fue perdiendo al mismo ritmo el trato personal, la integración de la familia, el respeto a los padres, la creencia en Dios que nos fue conduciendo por un camino de adicciones, corrupción, degeneración , violencia y desesperación.

   Cualquiera hubiese pensado que los grandes inventos y descubrimientos nos llevarían a un mundo mejor en todos los niveles, pero no contábamos con nuestro empecinado empeño en utilizar mal las cosas, rápidamente  convertimos en negativo lo positivo, como si el principal fin fuera la destrucción, nuestra destrucción.
  
   Incluimos en nuestro nefasto arsenal los conocimientos psicológicos, el de virus y bacterias y el de la comunicación.  Esto ultimo resulta inverosímil pero la verdad es que se ha utilizado los medios de comunicación masiva como un instrumento para la manipulación , la desinformación, el control, el aislamiento o la enajenación dañina por quienes creen que el poder y la riqueza les ha de otorgar la inmortalidad o por lo menos la satisfacción de pertenecer a la elite de los triunfadores.
Triunfadores de que?   No se puede hablar de triunfo cuando se esta conduciendo a la humanidad a un precipicio, cuando se es artífice de tanta aberración, cuando se ha convertido un buen instrumento para la educación y el entretenimiento sano en un proyecto que destruye las mentes, convierte en cautivos a los espectadores con proyecciones de espectáculos que entretienen mientras deterioran los valores e influyen en comportamientos anormales.

    Es vergonzoso que nuestra especie, presumiblemente inteligente, se haya arrastrado a tal grado de corrupción que puede ver con indiferencia lo que sucede en el entorno, que seamos dirigidos por personas sin escrúpulos  dejando a nuestros hijos en medio de un caos donde la contaminación alcanza todos los niveles y en formas tan diversas.

   Quienes se dedican a la ciencia, los que se esmeran por alcanzar grandes logros en la tecnología, en proponer condiciones diferentes para mejorar el nivel de vida son ignorados e incluso destruidos bajo un sistemático proceso de cerrarles las puertas, de no permitir que sus trabajos sean conocidos a menos que se pongan a disposición de los que se hacen de los descubrimientos y avances para su propio beneficio.

   Me ha tocado vivir una época de grandes cambios, pero no han garantizado una mejoría en la calidad de vida, ciertamente en una pena que esto haya sucedido ante nuestra complacencia o por nuestra incapacidad para frenarlo.

   Creo que debemos esforzarnos mas, no para seguir en esos avances que nos llenan de humo la cabeza, sino en recobrar los valores, en integrar las familias, darnos la oportunidad de ser mas justos, mas juiciosos en nuestro proceder, buscando aquello que nos de tranquilidad, un mundo mas equitativo, donde impere la justicia y se erradique la adicción a drogas , la corrupción en la política, las empresas, los negocios  bajo la firme creencia de que el hombre puede ser algo mejor de lo que ha demostrado a la fecha, tal vez incluso llegar a ser un creyente devoto de Dios


   Me gustaría presenciar el día en que el hombre no se vea como un intruso en este planeta, sino como parte de el, siendo respetuoso de la naturaleza, disfrutando la belleza, la magnitud, variedad, color, sonidos, paisajes, texturas, con verdadera alegría, sintiéndose agradecido por la oportunidad de vivir sin intentar cambiar aquello que no le pertenece, consciente de que el es solo parte de ese conjunto denominado Tierra.