Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

jueves, 22 de enero de 2015

UNA HUELLA

Quien desea retornar a su pasado?
   Resucitar muertos, robarles la tranquilidad de que han gozado desde que fueron extrañados infinitamente mas que cuando solo viajaban o se ausentaban por algún asunto .
Quien añora?
  Revivir viejos amores, pero también querellas y rencores, las angustias de no saber que depara el futuro, de no lograr los objetivos, de encontrar insuperables escollos en el camino.  Tendría que ver nuevamente a los buenos amigos, a los excelentes maestros, pero también a los envidiosos, a los que intentaron poner piedras en la senda de mi vida, pena sentiría  si recordara sus estúpidos intentos por detener el destino, porque ahora se que no fue todo lo planeado lo que he vivido, sino aquello que me fue presentado como ineludible.

Ahora ya no hay sobresaltos, estoy mas cerca del final que del principio y recuerdo aquello que me fue grato con mas entusiasmo y gratitud porque me costo esfuerzo y  trabajo llegar a este lugar, pero solo en parte, la verdad mucho fue porque Dios me puso en esta senda,  para los no creyentes, fue cosa del destino o de leyes naturales, el caso es que estoy aquí  donde los ayeres parecen demasiado cerca, donde lo difícil ya no es una sorpresa, se ha perdido el significado de muchas cosas, incluso la inquietud  de la juventud que intenta conquistar y conocer sin limitaciones, hoy se ha convertido en calma, en serena visión de un mundo que no cambia en lo fundamental, sigue conteniendo los mismos principios que han dado al hombre su identificación frente a lo demás existente en el cosmos

Las risas, lagrimas, el placer y el dolor se han descolorido frente a la verdad de una vida que tiene un significado, una conexión con otras vidas, un vinculo con aquello creado, con lo compartido y modificado para seguir la senda que se ha borrado en el tiempo , que ha dejado de ser mía y no puede ser de nadie mas.

Los eventos importantes flotan en nubes de recuerdo, confundidos con imaginación, con sueños o pensamientos que se convirtieron en algo mas que un anhelo, es parte de la existencia, creer que se es, pensar que es importante sentir, experimentar, crear, o destruir, al final solo es otro intento de dejar una huella en el camino.  

dejemos atrás los pensamientos oscuros, las ideas influenciadas por tempestades. 
Lo verdaderamente valioso es lo que vivo, como lo experimento, como lo gozo en todos sus detalles.  hoy estoy aquí participando en la fiesta de la vida, sigo compartiendo con millones de seres un mundo maravilloso donde la variedad parece infinita y tengo la oportunidad de explorarlo, de hacer algo nuevo, tengo mil cosas que no he intentado, otras miles que desconozco y que se que están ahí, en algún sitio, en el momento menos esperado aparecerán para sorprenderme como siempre lo han hecho los sucesos y las cosas importantes que forman parte de mi vida. No hay mas que seguir la senda, el camino esta lleno de sorpresas y solo tengo que abrir mi corazón, dejar que se nutran mis sentidos de aromas, sonidos, texturas, sabores  sin restricciones, por el simple placer de vivir. 

sábado, 3 de enero de 2015

Las nuevas palabras

   He dejado durante un tiempo en blanco este espacio, porque algunas veces no es necesario escribir, dejando de lado el impulso a tocar las teclas e ir plasmando pensamientos con la intención de llegar a un fin concreto.
   La pausa intencional fue para darme tiempo a la reflexión, a encontrar cual es un buen motivo para volver al teclado, el momento llegó inesperado al ver la fotografía antigua de mi abuelo, a sus pies dos de mis tíos y mi madre aun pequeños, a su lado su esposa, la abuela que no conocí , murió cuando mi madre era aun niña.
   La imagen de ese hombre no correspondió en lo absoluto con la que yo tengo del abuelo viejo, cansado, de fuerte carácter, poco tolerante con los jóvenes a quien no hable durante mas de veinte años porque se me hizo injusto su proceder con mis hermanos que, como niños jugaban y hacían ruido, algo que le molesto y provoco un castigo.
   Pretendo comprenderlo, indagado sobre su pasado, de sus vivencias en un país convulsionado por la revolución, enfrascado personalmente en programas sociales, hombre trabajador, integro, defensor de sus convicciones aún cuando fue absorbido por ese laberinto colectivo, el proceder político, económico,  social que nunca ha sido fácil recorrer.
Quisiera ubicarme en esa época de falta de comunicación masiva, sin celular, computadora, con medios de transporte escasos y rudimentarios, en la confusión de un pueblo que saliendo de una época muy violenta de encontró con un futuro poco prometedor donde el asesinato de líderes era algo común, la mayor parte de la población era analfabeta, los grandes hacendados huyeron llevando riquezas al extranjero, el caos imperaba en todos los sitios y aun así se dieron tiempo para la fiesta, la música, las letras, no importa que pocos leyeran, que no se comprendiera del todo el contenido, la tertulia  que era agradable cuando en ella se declamaba, se narraba algo interesante, se comentaba un relevante suceso, pero sobre todo se convivía con amigos y familiares.

   El abuelo vivió otro mundo, nada comparable al nuestro, admirable fue su labor para sacar adelante tantos hijos, porque se caso tres veces, en cada matrimonio no menos de cinco eran los retoños, nunca se divorcio, la primera esposa falleció y la segunda se quedo en el extranjero en uno de los viajes que hicieron. El trabajaba en ferrocarriles y uno de sus primos era contralor de la misma empresa, por eso sus viajes por toda la república y la facilidad de ir a otros países.

  seguramente por eso lo recordé, me gusta viajar, conocer otros lugares es interesante, o tal vez me he dado cuenta que soy ahora como el cuando ya era viejo, cascarrabias, intolerante a los ruidosos niños, propenso a la soledad, a estar retraído en mis pensamientos, cansado de escuchar que estamos en medio de crisis económicas, políticas, sociales,  con un país que se acostumbro a la corrupción, a la violencia, al descontrol, lo cual no es cierto porque soy parte de ese país y no me he acostumbrado lo mismo que otros millones que aun creemos en alcanzar la justicia, la paz, la seguridad, la felicidad.
Me estoy contagiando del ambiente sin duda

Mi abuelo era un hombre valiente, incluso temerario,  lo sabia por las narraciones de quienes lo conocieron de joven , por la forma que enfrento una situación peligrosa cuando yo era aun niño, en ese entonces no capte la dimensión de lo que había ocurrido, hoy se que se requiere vencer el temor para hacer lo que el hizo ante dos hombres llenos de furia, dispuestos a matarse, aturdidos por el alcohol, azuzados por quienes deseaban ver correr sangre, no la suya, sino la de aquellos rivales que se armaron dispuestos a todo.  El se interpuso, exponiendo su propia vida intentaba controlarlos, no solo a los dos embravecidos, sino a quienes los animaban a la agresión, fueron momentos de gritos y empujones de jaloneo e insultos donde volaron proyectiles de vidrio y piedra, brillaron los cuchillos, se golpearon unos a otros y el en medio de ese torbellino de violencia nunca dio un paso atrás hasta que logro sacar al que ya estaba herido y lo subió a un taxi para que se alejara de la escena.  Presencie aquel suceso como  si fuera un película de acción donde el abuelo era el héroe y creo que eso me ha servido para imitarle en algunas ocasiones en las que se ha tenido que correr un riesgo y enfrentar situaciones criticas.   Justo es decir que mi padre también fue de los que defienden sus convicciones, de los que saben imponerse a sus miedos cuando hay algo importante de por medio y lo mismo puedo decir de mis tíos, primos, hermanos, traemos esa herencia que muchos mexicanos tienen de los conquistadores y los nativos de America.  Entonces que ha pasado? dejamos que nos pisoteen, que abusen de nuestros amigos, que la injusticia impere, que hagan burla de las instituciones, de las leyes que deben garantizar nuestro bienestar común, nuestra seguridad.  Lo mas vergonzoso es que muchos se han convertido en aliados de la injusticia, son verdaderos asesinos, traicionan a su propia familia, a sus paisanos, a su patria por dinero o por miedo, miedo a perder lo que tienen, a sufrir las consecuencias de enfrentarse con quienes les tiran un hueso.  Levantan muros, se refugian en argumentos sin sentido, en discursos que intentan justificar su proceder, se embarran en sus propias porquerías y terminan hundidos en sus amargos pensamientos o en la locura
   Ellos han otorgado un nuevo significado a las palabras, las han distorsionado hasta el punto que tenemos que buscar nuevas para definir nuestro estado, lo que aspiramos, lo que tenemos que lograr a toda costa, porque ya no hay otras opciones.
   Muchos se están levantando, se unen a movimientos de protesta, se rebelan a la injusticia, sin importarles las consecuencias, espero que le movimiento no sea una llamarada de petate y que se demuestre que de verdad ha llegado el momento de perder el miedo y buscar el cumplimiento de nuestros derechos, mucho sería pedir que los que han estado burlando las leyes hoy se unieran a ese empeño por hacer que nuestra Patria sea digna y contenga los elementos para que cada ciudadano mire con optimismo su existir, pero no hay que perder la esperanza, cualquier cosa puede suceder.

Tenemos que reflexionar antes de actuar, preguntarnos que fin se persigue cuando dejan crecer un movimiento, cuando las protestas son reprimidas, se difunde aquello que provoca nuestro descontento, no se aplican la medidas adecuadas para calmar los ánimos , nadie se interpone en la evolución de un movimiento de inconformidad, no dejemos que nos conduzcan a donde quieren, seamos prudentes y veamos mas allá de lo aparente, quien nos empuja, con que fin,  como nos afecta no solo en el ahora sino a futuro, tal vez encuentren las respuestas correctas, tal vez las palabras nuevas están ya ahí para explicar lo que sucede.  Tal vez  las cosas se repiten.