Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

viernes, 11 de abril de 2014

Una lección que no debemos olvidar+

Una niña nos viene a dar lecciones de como debemos enfrentar la situación actual en nuestro país.

martes, 8 de abril de 2014

El hombre oso



va Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba. 
Le pregunte donde sacaba fuerza para soportarlo. Me miró con sus grandes ojos llenos de tristeza y me dijo: La obtengo del conocimiento de otros seres que tienen sufrimientos mucho mayores. Entonces me condujo a la casa de Efraín y sus demonios, ahí nunca existía paz, la vida era una pesadilla interminable, donde el ruido y el desorden reinaban;pero al hacer la misma pregunta , Efraín me contesto que había cosas peores. Para demostrármelo me guió a la choza de Eva. 

Sentí temor de enfrentarme con mayores desgracias y sin traspasar el umbral, retorne a casa de mis padres.

Tiempo después conocí a Cristian y su ángel. La dicha les rodeaba y era un deleite gozar de su compañía. Siempre pasaban al templo por las mañanas y ofrecían sus obras a Dios. Pregunte sí ese era el camino a la santidad; lo negaron moviendo la cabeza , diciendo, “aun nos falta mucho camino por recorrer”, me llevaron a la residencia de Omar y sus querubines.

Ellos eran el reflejo de la luz, en su morada se respiraba la dicha. Meditaban, oraban y trabajaban buscando nuevas formas de contribuir a la evolución positiva del cosmos; pero me aseguraron que había alguien con mayores atributos para alcanzar el grado supremo de la iluminación.

Para mi sorpresa, nuevamente fui conducido hasta la choza de Eva. Esta vez no sentí ningún temor; atravesé el umbral en que la luz y las tinieblas precian fusionares, encontrándome con una habitación vacía, silenciosa, conformada por espejos. En ellos mi imagen se proyectaba en todas direcciones, se reproducía hasta el infinito.

Regrese a casa de mis padres sin comprender el significado de mi visión, los encontré sentados frente a la ventana que da al jardín, hablándose en silencio, con el lenguaje que entienden los que se han enfrentado a las tormentas y las han vencido; o quienes han logrado su auto aprobación.

Esa noche dormí sin inquietarme por el deseo de comprender a mis semejantes. No sentí envidia por sus dichas, pena por sus sufrimientos, porque en mi corazón tenia la certeza de que cada uno estaba en su lugar, que el mío era diferente. Entonces no tenia porque sentir envidia por sus dichas, pena por sus desgracias, ese era el camino que tenían que recorrer.

He recordado con frecuencia la visita a la choza de Eva, siempre con la esperanza de descifrar el significado, pero la respuesta permanece ausente, aun cuando la reflexión me ha llevado a conocer nuevos ángulos de mi ser. 
Tal vez , en el futuro , pueda entender porque me vi en ese lugar vacío y silencioso, reflejándome hasta el infinito.



Nunca hubiese imaginado que la respuesta llegaría por medio de un desarrapado, pero eso lo narrare a continuación:



El hombre oso

Un armatoste humano con apariencia de oso, sucio, maloliente, con el pelo de cabeza y barba crecido y enmarañado apareció en la avenida como si esta le perteneciera. Se acerco a la parada del autobús extendiendo la mano y gruñendo; el acto dio resultado, algunas personas le ofrecieron monedas con el propósito de librarse rápidamente de su presencia. El hombree oso aceptó el intento de soborno, pero no se alejó, por el contrario, hizo por acomodarse en la banca, consiguiendo que tres individuos le cedieran el lugar.

Dejó caer pesadamente su humanidad al mismo tiempo que resoplaba y extendió sus 
brazos por el respaldo, probablemente le sorprendió que no me moviera.
Sin mirarme preguntó, ¿a donde te diriges?, hubiera deseado que la tierra se lo tragara y no tener que hacer el ridículo ante el auditorio que nos miraba con desconfianza; pero no podía evadirle, era el único imbécil que había quedado a su alcance. 
A la universidad, conteste con sequedad.
El hombre oso dejó de lado la pronunciación pastosa que le hacia aparecer como un ebrio y dijo fuerte y claro: de modo que eres de los que se dejan guiar por los que se engañan a si mismos pretendiendo que son poseedores de la sabiduría. Es una mala forma de iniciarse en el estúpido e infinito proceso de la descomposición mental. Nuestra especie lleva más de cuatro millones de años sin entender que es, cual es su misión, o a donde se dirige. Pero hay quienes se niegan a aceptar que forman parte de esa ignorancia.

No respondí, tenia la esperanza que el silencio le haría notar mi falta de disposición para dialogar con él. Pareció perderse en sus reflexiones durante unos instantes y luego, cuando creí que se retiraría, dejó salir una especie de gruñido antes de decir:
Tal vez eres de los que creen que algún día defecaran oro explotando al prójimo por medio del conocimiento... en ese caso me puedes ignorar; pero si pretendes aprender, entonces seguirás con atención mis palabras, porque siempre hay algo de verdad en las mentiras, algo de interés en las necedades.

Esta vez la pausa fue breve y continuo!: El conocimiento debe ser buscado por quienes aceptan incondicionalmente su ignorancia! , ! quienes se ufanen de ser inteligentes quedan descontados, porque tal afirmación demuestra pendejez suprema !.
Interiormente me burle de sus palabras, el hombre simio era capas de reflexionar y se atrevía a enlazar pensamientos y concluir con sentencias filosóficas !
Decidí seguirle el juego y pregunte en tono burlón:
Entonces, según usted, lo mejor es permanecer en la ignorancia, en el desconocimiento de lo más elemental?
Su respuesta fue inmediata: 
Para mi estaría perfecto, me pasarían inadvertidas tantas chingaderas que se cometen a diario. Desgraciadamente es difícil alcanzar el grado de pendejez necesario para no ser afectado por las demostraciones, siempre nuevas, que hacen nuestros semejantes en su continuo accionar destructivo sobre este mundo.

Tal vez pueda llegar a ser un loco, lo cual tampoco es fácil. Algunos genios lo han conseguido, otros se han acercado a esa tenue línea que divide los límites entre los cuerdos y los chiflados.

Para ello tuvieron que trabajar arduamente, esmerarse al límite, ayunar, auxiliarse de la meditación, hasta conseguir esa metamorfosis que hace posible que te conviertas en dios o en insignificante partícula.

El autobús se detuvo, la gente subió, pero yo me quede ahí plantado, queriendo demostrar que no era de los que pretendían joder al prójimo, que deseaba entender, aunque fuera solo mi propia ignorancia.

El hombre se percató de ello y continúo su exposición.
Ellos buscaron reducir el universo a la nada y después reconstruirlo a capricho, partieron de lo conocido a lo desconocido, hasta lograr que lo absurdo adquiriera una representación, que la negación se hiciera objetiva y se confirmara a si misma como una afirmación.

Buscaron al superhombre, al infrahombre, fusionaron ideas, las comprimieron y crearon una energía explosiva que alcanzaba a todos los rincones del universo, porque sus fórmulas mentales y espirituales eran algo que nunca antes nadie se había atrevido a plantear.

Establecieron un conflicto interno, un caos ideológico, un cosmos sin referencias de significación, dejando desnudo aquello que percibimos defectuosamente envuelto en las apariencias.
Dieron un nuevo sentido al lenguaje y a la expresión, reacomodando los símbolos para sacar luz de la oscuridad, de la ignorancia su propia iluminación.

El hombre se hundió en sus reflexiones, enmudeciendo y dejándome en la duda de que ahí hubiera concluido, pero después de un minuto dijo: El ser solo se manifiesta por la acción. Sus pensamientos no tienen valor sin una demostración práctica, sin la difusión que permita conocer su fuerza ante el obstáculo, la critica, la oposición. Siendo su confirmación, el fin de su propio ser; lo que le impide tomar conciencia de ello. ¿ Entiendes ?

No esperaba tal interrogación, así que me tomo unos segundos acomodar mis ideas antes de atreverme a decir: 
Quieres decir que la conclusión de su obra llega al mismo tiempo que su muerte, incapacitándolo para comprender las consecuencias de sus actos?

El maestro me miró con sus profundos ojos negros y advertí que aprobaba mi respuesta. Estiro las piernas, cruzo los brazos y mirando al cielo dijo:
No hay nada de grandioso en descubrir que , de las únicas cosas que podemos estar seguros son, nuestro nacimiento y nuestra muerte. 
Decir murió, equivale a decir vivió; de la misma manera que decir vive, nos lleva a concluir que morirá; pero descubrir y modificar nuestra naturaleza en ese lapso intermedio que existe entre el inicio y el final es lo que nos sublima, nos transforma de simples gusanos en seres divinos, logrando que lo obsceno sea virtuoso, elevando a quienes logran tan difícil objetivo, en seres dignos de este cosmos.

Aprovechando la pausa, con ánimos de lastimarlo, le inquirí: ¿ Es digno ser un mendigo ?
El respondió con otra pregunta, ¿ Es digno matar a los hermanos para acumular riquezas ?, y añadió, ¿ es digno permitir que la explotación te arrolle, aceptar las injusticias, la humillación por dinero, o corromperse para acumular tesoros ?
La mayoría nos prostituimos, algunos por unas cuantas monedas, otros por grandes sumas, pero en ninguno de los casos podemos calificar nuestro proceder de digno.

Entonces que es digno?, le interrogue, el maestro suspiro, tomo su tiempo y contesto:
Romper el circulo de lo que parece normal, penetra en la anormalidad, descubrir que la certidumbre es duda transformada por temor a la existencia; que la unidad es desintegración, que existen expresiones en el silencio, formas en la nada , acciones que te pueden proyectar a otra dimensión, en donde la energía proviene del espíritu, el espíritu lo es todo y tu estas contenido y conteniendo lo que denominamos fe.

Me sentí animado a contradecirle y mantener el nivel de su atención, entonces dije:
Lo que estas diciendo no tiene sentido, es como afirmar que uno es todo y al mismo tiempo no es nada, lo cual me parece contradictorio y falto de lógica.
Sonrió y dijo:
Ciertamente, además es una negación, porque en la disolución de la esencia se encuentra la posibilidad de crear algo nuevo. Libera lo efímero y le otorga la cualidad de inmortal, para contradecir a la existencia como proceso de nacer y morir. 
Aproxima el todo a la nada, para cerrar el círculo y no permitir que escape ninguna otra posibilidad... si logras entenderlo tendrás la oportunidad de convertirte en un loco respetable.




Enmudecimos, buscando otros argumentos para extendernos en las reflexiones, fue entonces cuando se me ocurrió plantearle el acertijo de la choza de Eva, esa visión que recordaba y que estaba seguro que algún significado tenía.
Me escucho atentamente, cuando termine me lanzo una mirada burlona y me dijo:
Nunca me han gustado los exámenes, estoy seguro de mi ignorancia y no me apena reconocerlo, pero esa vez creo que haré un esfuerzo para intentar ayudarte a solucionarlo.

Soñamos relacionando nuestras vivencias y creencias con la imaginación, me imagino que tienes una educación religiosa pero también posees pensamientos que se ha desarrollado por tus reflexiones y aspiraciones, partiendo de eso podemos deducir lo siguiente:

Eva es la madre de todos nosotros según la Biblia, tu reflejo parece corresponder a la imagen de todos los hombres que han repetido los mismos errores a través de la historia,   Efraín y sus demonios,Cristian y su ángel  repeticiones de la Historia manteniéndose entre el bien y el mal, esto es, teniendo la posibilidad de transitar entre lo positivo y lo negativo. En cuanto a esa proyección al infinito en los espejos, puede significar que  has comprendido que estas hecho a imagen de Dios.

Debe haber notado la sorpresa en mi rostro, tal vez tenia la boca abierta y decidió dejarme así de pasmado, se levanto y se fue caminando por la banqueta, extendiendo la mano y cobrando el derecho de vía.
A lo lejos note que me miraba y levantaba su dedo pulgar en señal de despedida, nunca le he vuelto a encontrar, es una lastima, creo que aun tenia muchas cosas que enseñarme.


========================================================================


lunes, 7 de abril de 2014

El Generalísimo



EL GENERALÍSIMO
Corriendo con el sable en alto, dando ordenes y deteniéndose apuradamente los calzones de bolitas, el Comandante Santamaría trataba inútilmente de salvar la última posición que teníamos en aquel territorio que por tantos años disputamos con nuestros vecinos del norte.
En el momento crucial de aquella encarnizada batalla nuestro encalzonado Comandante cayó dentro de un gran charco formado por lo orines de la caballada. Mientras se incorporaba, diciendo cuanta maldición le inspiro el suceso, intentando quitar el lodo de sus ojos, soltó los calzones que tan graciosamente le cubrían. 
El enemigo había ganado terreno, nos tenían rodeados y sin permitirnos defensa alguna, así que la escena causo hilaridad, y nos contagiaron la risa hasta el punto de terminar en lágrimas ambos bandos.
La derrota no fue algo inesperado, sabíamos muy bien que en el momento que el enemigo decidiera seriamos vencidos, pero habían dejado como ultimo punto de prioridad estratégica nuestra posición, porque tenían informes bien documentados de la incapacidad de nuestro líder.

De antemano habían realizado preparativos, para que, una vez derrotados, El Coronel Santamaría fuera ascendido a General y, poniendo en alto el “valor” demostrado al resistir hasta el último momento su avance, lo colocarían en la silla presidencial, lo cual sucedió sin contratiempos.

El incidente de su caída en el charco de orines, y el hecho de que le hubiera cogido la batalla en calzones fueron omitidos por la prensa, enfatizando su “coraje, valentía, y genio militar” para convertirse en el ultimo valuarte de la defensa nacional.
Para quienes estuvimos presentes resulto obvio que teníamos que guardar silencio sobre el particular.
No fue su culpa que el ataque sorpresivo que realizaron nuestros enemigos le haya cogido intentando poner un botón a sus calzones, como tampoco lo fue de nacer tan torpe e inepto en cuestiones de guerra, pero lo de las firmas en los tratados injustos que hizo con nuestros vecinos, su desmedida ambición y la forma como resolvió ambas cosas, de eso si fue totalmente responsable y jamás lo podremos olvidar.

Ahora que ha llegado el momento de acompañarlo a su última morada, mientras caminamos rumbo al cementerio, escucho las oraciones en su nombre y recuerdo como la Iglesia fue la primera institución en brindarle su total apoyo.
Se hicieron lo tramites necesarios para que la población entera recordara que , a partir de ese momento, teníamos una Santa María, madre de Dios, y un Santa María, padre de la patria, lo que nos otorgaría doble Gracia Divina. 
Pocos comprendimos el significado de tales argumentos, pero las peroratas que lanzaron desde los púlpitos los predicadores nos impresionaron de tal forma, que terminamos convencidos de que El Comandante era un ser excepcional.

Nuestro Mandatario, que en ese ataúd que va delante, yace pálido y frío, no ha dejado ningún hecho memorable en su carrera política, pero sin duda, en cualquier banco del mundo y en los círculos financieros se escuchara su nombre durante mucho tiempo. Porque si bien es cierto que no fue ningún benemérito en la defensa de los derechos humanos, también es una verdad que supo aprovechar las condiciones, por difíciles que parecieran, para sacar al país de la pobreza y proyectarlo a niveles económicos insospechados, además de que a él lo convirtió en uno de los hombres mas acaudalados del mundo.
II
Al terminar la guerra, las armas resultaron inútiles, pero la industria bélica había crecido desmesuradamente en tantos años de hostilidades interrumpidas.
Miles de personas serian afectadas en caso de cerrar las fábricas ya que dependían directa o indirectamente de la actividad bélica, era urgente encontrar un mercado.
Como país vencido, nos toco bailar con la mas fea, nos vimos obligados , mediante uno de los tantos tratados que firmo el Comandante sin mirar su contenido, a comprar durante diez años material bélico de desecho, el cual , sumado a nuestra producción, era demasiado incluso para abastecer a todos los otros pueblos que en esa época estaban en conflictos.
No se había acomodado en la silla presidencial nuestro reluciente mandatario, cuando empezaron a llegar las primeras remesas de pertrechos.
Ni tardo ni perezoso, el “Generalísimo “, como teníamos que llamarlo, inicio una intensa campaña por todos los medios de comunicación, para convencer a la población de los grandes beneficios que se obtenían al decorar los hogares con las gloriosas armas que habían servido para resolver los problemas entre dos pueblos que, a partir de esa fecha, se podían considerar hermanos.
Las armas que habían utilizado los valientes guerreros de ambas naciones y que, con su propia sangre, habían escrito la epopeya inigualable de dos países que habían alcanzado la paz, en un mundo en el que, el caos y la violencia prevalecían.
Al mismo tiempo las compañías publicitarias, para quedar bien con el Generalísimo, presentaron comerciales que tenían como objetivo convencer a los ciudadanos, incluso con mensajes subliminales, de que debían adquirir armas para toda ocasión.
Decían cosas tan absurdas como:
“El portar una pistola es, para el genero masculino, símbolo de su hombría, y recuerden, las mujeres los prefieren armados......muy bien armados ¡”
Para las damas las campañas se intensificaron, ya que es bien sabida la capacidad de consumo que las distingue. Se les vendieron granadas de mano, carrilleras, cascos, botas, mochilas y cuanta cosa se les ocurrió a los modistas poner en boga. Algunos comerciales estaban encaminados a convencernos del poder sexual que tenían las balas de cañón recargadas con esencias afrodisíacas. Se vendían como pan caliente, se convirtieron en el producto que mayores ventas de exportación registraba y en todo el mundo se reconocían como un símbolo de la generación nueva, la que había roto los tabúes del sexo.
Se realizo la magna obra del museo de la Guerra, edificio que contenía una amplia exposición de muchos de los elementos destructivos que se habían utilizado desde tiempos prehispánicos, hasta la época moderna. Ahí mismo se podían adquirir replicas de los artefactos y accesorios confeccionados para utilizarse como aretes, adornos para el pelo, en los autos, juguetes, y cien cosas mas.

Las funerarias compraron cañones con balas de salva para sus servicios, las compañías constructoras adquirieron tanques de guerra y explosivos para utilizarlos en la demolición de edificios.El departamento de salubridad adquirió casi todos los lanza llamas, poniendo la muestra de como se podía eliminar un gran porcentaje de basura en el hogar, los vendían incluso a crédito a los paisanos, de tal forma que los flamazas que salían por los vecindarios hacían que nuestra ciudad presentara un cuadro dantesco que se hizo familiar al correr del tiempo.
El impacto alcanzado en la venta de uniformes fue de tal magnitud, que las calles de las distintas entidades de la República llegaron a verse como si pasara un desfile militar interminable, pero los gustos cambian.
A partir del séptimo año empezó a declinar la venta, fue entonces cuando el Generalísimo Santamaría demostró nuevamente su genio, en un discurso en cadena nacional, anuncio que estaba dispuesto a vender armas a la guerrilla para demostrar la seguridad que tenia el gobierno que presidía, en el patriotismo y sentimiento solidario que existía, además de que no era él quien había de coartar la libertad de expresión, etc., etc.
Total, los guerrilleros recibieron los embarques de armas solicitados , los que fueron liquidados con divisas obtenidas en el extranjero, pero en tres años que duraron estas negociaciones, jamás tuvieron el gusto de constatar su funcionamiento, porque las municiones siempre se perdían, no eran del calibre solicitado, o estaban defectuosas.
Las fuentes de inteligencia interna nos decían que contábamos con los guerrilleros mejor preparados del mundo, lo cual no nos sorprendía, habían pasado años en entrenamiento para una lucha que nunca llego. Las pequeñas escaramuzas en que se vieron envueltos, fueron planeadas por nuestro líder, de esa forma mantenía en actividad a hospitales, laboratorios y funerarias de su propiedad, además de mantener la atención publica inmersa en un conflicto que siempre amenazaba con crecer, pero que en los altos mandos se sabia del todo controlado. De cualquier forma, los diarios vendían sus ejemplares con regularidad, porque las notas alarmistas sobre estos sucesos siempre eran leídas con interés.
III
El generalísimo envío sus enmiendas a la constitución, una de ellas extendía los periodos presidenciales a 20 años, con lo cual nunca se le pudo calificar de dictador.
Nuestro líder falleció cuando llevaba 19 años y deciento cuarenta días en el poder, lo cual demuestra lo bueno que era en cuestión de cálculos, aun cuando muchos opinan, que lo que precipito su repentina muerte, fue el hecho de saber que su periodo terminaría pronto.
A mi no me queda duda, supo retirarse a tiempo, porque las fuerzas que opositoras han encontrado quien les proporcione las municiones necesarias para iniciar el movimiento revolucionario, lo cual hace suponer que la tormenta pronto se abatirá sobre el territorio nacional.
Afortunadamente, este es un país donde los milagros ocurren con frecuencia, lo increíble se hace realidad, al mas pelón le hacen trenzas y los héroes crecen como en maceta. Tengo plena confianza en que ha de surgir otro líder, capas de fundir la genialidad con la fantasía, tal como lo hacia nuestro querido mandatario, el General Santa María.


El demente y la tormenta


El demente y la tormenta:

La tormenta se aproximaba, el viento rugía con fuerza al pasar entre el follaje de los árboles y los hacia doblarse ante la magnitud de su fuerza, los cristales del hospital vibraban, las cortinas de las ventanas que aun estaban abiertas flotaban ondulantes tratando de escapar de los sostenes y algunas puertas se cerraron con fuerza causando inquietud entre los pacientes mientras el personal se apresuraba asegurando cuanto estuviera expuesto a la fuerza del vendaval; pero el Demente parecía disfrutar del acontecimiento, sus ojos brillaban con la luz de la emoción y se notaba en su rostro la alegría que le causaba presenciar la llegada de la tormenta desde el cuarto piso del edificio, observando cada detalle, interpretándolo a su manera , contagiándose de esa energía desatada que llegaba de todas partes y envolvía al mundo en la gris cortina de agua que parecía no tener fin.
Se dijo a si mismo:
¿Cuantas veces las tormentas se anuncian y nadie hace caso?, las señales son claras y sus manifestaciones conocidas, pero se ignoran las advertencias pensando que solo se trata de un pequeño chubasco, el resultado es trágico y doloroso, después vienen las acusaciones y las quejas. Nadie quiere ser responsable de sus propios actos, lo demás son los que tienen la culpa, ¡pero mi niña!, si usted esta viendo la clase de individuo que era el que la andaba pretendiendo, ¿Qué otra cosa podía esperar?, un tremendo huracán arrasa su vida en un instante, y lo mismo para mi hijo consentido, ¿Qué se espera de esa mujer? , Tiene fama de coqueta y no sabe ni poner a hervir agua pa’café porque se le quema, como decía la abuela " chiquitico que se le viene la tormenta encima y usted no le hace caso".

Yo por eso prefiero estar loco, las tormentas las veo a lo lejos, las disfruto sintiendo su fuerza en mi rostro, su violencia circundando sin que me pueda hacer daño, sin que me toque siquiera, ella y yo somos iguales, arrasamos con los de frágil naturaleza, doblamos a los que se tienen por fuertes, castigamos a todos por igual con nuestra lluvia y furia inclemente, no hay un momento en que no se sienta nuestra presencia cuando llegamos de sorpresa azotando, arrastrando, tirando lo que no este bien firme.

Las alegorías me gustan, y cuantas verdades se pintan con ellas, como las de esas doncellas que se adentran en pantanos creyendo que sus vestiduras no se han de manchar, mas tarde se hunden en el lodo, se pasan la vida penando por un momento de aventura, miren que la calentura no es buena compañía cuando se sale de noche o se pierden de día. Cuando menos lo piensan están en medio de un tornado que les hace girar y convertir su existencia en un caos, seguramente los padres no tuvieron la precaución de enseñarles que no hay que meterse en un ciclón nada más para experimentar.

La familia del novio esta constantemente en problemas, cuando no son familiares, son legales, con los vecinos, en asuntos laborales, o con sus propios complejos y traumas; ¡mire mi alma, vea bien lo que hace!, que la tormenta se anuncia para que uno se tape, no para andar corriendo a buscarle ni para andar pretendiendo cambiarla por terrones de azúcar. Eso es ser entupido al cubo, que digo al cubo, a la enésima potencia si que eso existe.

Por eso prefiero ser un demente, mis fantasías no tienen esos riesgos ni esas complicaciones trágicas y dolorosas, elaboradas a mi antojo las pinto de colores claros para no inquietarme, ¿para qué agitarme estando esto tan calmado?, salir del nosocomio me pondría a merced de las tentaciones, siempre hay una que parece perfecta, que no tiene ninguna falla, es la que enviaron del cielo para cubrir los anhelos y hacer realidades los sueños. ¡Pero sorpresa señores y señoritas¡ que las cosas bonitas no siempre son las mejores, hay flores venenosas, existen los depredadores y las tormentas lo agarran a uno a la mitad del campo cuando mantiene los ojos cerrados, la mente en una bandeja llena de mermelada.

Ni que decir de los que piensan en ser los grandes señores de la jungla, dominar a otros changos, patear al león y dormir con la pantera, cuando menos lo imaginan les están cayendo encima las primeras gotas de un fuerte chaparrón, pero esta vez no para alegrarles el corazón, sino para recordarles que se metieron en terrenos peligrosos y que ahí los mas cremosos son los que siempre ganan. Poder, dinero, mala combinación compañero si ustedes les quiere apostar.

Yo por eso soy demente, no ambiciono ser presidente ni gobernador, mucho menos dirigente de sindicato o vender barato mi intelecto a los que hablan de arte sin saber lo que eso significa o mi cerebro, a los que dicen ser conocedores de la ciencia mientras sirven a los que juegan con la vida y hacen negocio con la muerte.

Toda ambición, todo deseo tiene la potencia necesaria para desatar un huracán, es cuestión de tiempo, de espacio, de fecundación, cuando se torna inmenso adquiere las características que se pueden apreciar en el monzón, dejando a su paso angustias, dolor, destrucción, lamentos que ya no tienen lugar, porque es bien sabido que lo que mas daño a causado al hombre ha sido su ambición y su egoísmo.

Yo domino la tormenta, la convierto en pasajero en mi viaje al mundo nuevo que construyo cada noche, me envuelvo en sus niveles, canto con sus ráfagas de viento, platico con sus lluvias y me empapo con sus arrebatadoras energías para convertir la vida en una fantasía, la mentira en una verdad, porque hay locos que no admiten estarlo, hay dementes que se niegan a entrar a mi fiesta.
El demente.

Con el demonio dentro


Con el demonio dentro:
El demente predicaba en una de las salas del hospital donde permanecía recluido diciendo:

El demonio dijo al hombre y a la mujer, he de llenar vuestra vida de diversión a cambio de permitir que los frutos vuestro amor se hundan en la locura y la enajenación. El hombre se negó, fue entonces cuando apareció la televisión.

Satán propuso a la raza humana el placer del sexo sin restricción alguna a cambio de un millón de vidas, el hombre se negó, y entonces apareció el SIDA.

El diablo propuso al hombre un medio para viajar cómodamente a cualquier lugar a cambio de trescientas mil vidas y otro tanto de lisiados, el hombre se negó, fue entonces que apareció el automóvil. 

Satanás dijo al hombre, me darás el alma y la mente de tus hijos a cambio de que los mantenga entretenidos sin que interrumpan cuando no lo desees. El hombre se negó rotundamente, entonces aparecieron los juegos de video. 

Belcebú propuso a los hombres y mujeres de la tierra, denme su alma y su cuerpo y os conduciré por las sendas de la inconciencia donde vuestra amarga realidad no ha de molestarles. Ellos se negaron, entonces aparecieron las bebidas alcohólicas y las drogas.
Pero todo ese conjunto de proposiciones son una falacia que demuestra cuan absurda es nuestra posición cuando no queremos aceptar nuestra responsabilidad y participación en la colectiva locura de nuestra era.

Porque en verdad os digo que no es obra de ningún demonio la perdición del hombre y los grandes pecados que ha cometido en contra de si mismo y de su prójimo sin respetar las normas sagradas y las leyes naturales, sino de su propia corrupción y de su falta de prudencia. 

El hombre se alejo del orden y de la correlación sana con el universo, para caer en lo perverso y hacer de su existir un averno. No requirió de impulsos externos, de tentaciones elaboradas por seres infernales, le basto su propia estupidez para llegar al punto en que ha condenado la vida del planeta. Al momento en que la exterminación de la raza humana y de muchas otras se vislumbra en el horizonte como una tormenta apocalíptica que nadie podrá detener.

Hombre y mujer se culpan mutuamente, achacan al demonio sus males o se excusan diciendo que son mortales y que es de humanos errar. ¡Galáctica tontería! , ¿Acaso no fue visto y advertido por los grandes iniciados que esto pasaría si el hombre continuaba por las sendas torcidas dejando de lado la evolución espiritual, sin la planeación racional en la utilización de recursos naturales?, pero preferimos acusarlos de rebeldes, exagerados, castigarlos, aislarlos, crucificarlos sin clemencia, sordos y ciegos por nuestra avaricia, por nuestro egoísmo y enfermo deseo de poder y riqueza.

En verdad os digo que no hay salvación para quienes siguen los caminos de la cómoda participación en el mal, eso será su ruina y sus lamentos se escucharan en los confines del cosmos por la eternidad sin que nadie les pueda amparar.
No esperen el mañana para actuar a favor de vuestra salvación, arrojen de su vida aquello que os conduce al precipicio, abandonen las adicciones y el vicio que los corrompe, la comodidad que os limita, la apatía que os condena a la extinción. 

Hermanos de nosocomio, no crean todo lo que ven ni todo lo que escuchan, sean escépticos, investiguen, indaguen en todos los rincones para convencerse de lo que os advierto no es una falacia y que mis palabras tendrán eco en la soledad y el silencio cuando vuestro mundo haya desaparecido. 

El diablo es un pensamiento torcido que se convierte en obra, es la mala idea que se convierte en realidad, es vuestro deseo sin control, vuestras pasiones desatadas, vuestra ambición y vuestro descuido.
Satanás vive en vosotros placidamente, se alimenta de vuestra estupidez, vanidad y de vuestra apatía, porque en verdad os digo, un hombre perezoso jamás podrá limpiar su vida de miserias, ni estará en posición de alcanzar la vida plena.

La felicidad no espera en el cielo, en el Paraíso, esta en vuestro propio espíritu, pero tenéis que limpiarlo de toda mala influencia, hacer las cosas que convienen para su desarrollo sano, quitando las cadenas que os esclavizan a vuestras posesiones convirtiéndolos en poseídos. 

La demencia incurable es la mejor alternativa para evadir la participación en las absurdas actuaciones del hombre moderno, es la posibilidad de encontrar el propio camino en el universo interno que cada individuo puede elaborar con la mente .No dejen escapar vuestra oportunidad.

Hermanos de nosocomio os dejo, no escucharan mas mis palabras, he de partir al mundo de fantasía que solo un demente puede alcanzar. Os dejo con vuestras propias reflexiones y con vuestra libertad para actuar o dejar de hacerlo, cada uno de ustedes tiene la oportunidad de participara en contra o a favor de la vida, vuestra y solo vuestra es la decisión.