Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

domingo, 2 de febrero de 2014

VIDA SOCIAL

√Vida social


El sistema capitalista que permite la acumulación de bienes y otorgar a lo inerte mayor valor que a lo vivo  ha convertido a los individuos en seres que mansamente tienen que seguir los lineamientos marcados por la economía y dictados por su principal herramienta, la mercadotecnia, difundidos por un inmenso sistema de comunicación masiva que abarca el mundo entero.

  Las sociedades modernas se componen de individuos que se alimentan, divierten, visten, trabajan,consumen,  bajo las directrices que se marcan por una economía donde la burocracia se encarga de la parte administrativa tanto de gobierno como de empresas o sindicatos donde se agrupan a los trabajadores.  Dicha burocracia, aun cuando esta formada por personas que pertenecen a la misma sociedad, su principal interés radica en la obtención de suficientes ingresos personales para continuar con su ritmo de vida, no hay un compromiso por mejorar las condiciones de trabajo, por optimizar la empresa o garantizar mejoras dentro de la ejecución de obras púbicas, sino es bajo el esquema de la obtención de beneficio personal, lo cual se ve restringido por un enorme aparato donde el individuo permanece casi en el anonimato y no tiene mayor injerencia por ser solo una pieza dentro del inmenso engranaje que puede remplazarlo en cualquier instante.

   Quienes se oponen a vivir bajo este esquema, siguiendo las directrices marcadas, son calificados de inadaptados sociales, subversivos, delincuentes o incluso como guerrilleros y son objeto de serias sanciones , persecución o incluso mueren al intentar vivir de distinta manera, ya que se cierran las posibilidades para realizar incursiones dentro de esferas que parecen peligrosas para el sistema.

Cualquier intento por actuar de manera distinta se ve con desconfianza, el explorador de alternativas es un ser distinto y eso le convierte en un peligro para lo establecido, esta rompiendo con esquemas aceptados por la mayoría , la cual no esta en libertad de elegir una forma de pensar distinta a la que se le ha dictado y para la cual ha sido condicionada mediante años de educación dentro de un sistema bien delineado para convertir a los individuos en seres obedientes y cooperativos dentro del sistema económico que ni siquiera controlan los que son sus principales defensores .

  Se ha escrito y comentado mucho sobre este tema pero cuando vemos las consecuencia que en la actualidad se han convertido en un temor constante, en una angustia en la que la sociedad se sumerge día a día sin encontrar una solución y sin entender cuales son los elementos que provocan ese malestar.    Sin duda uno de los principales elementos lo constituyen las agencias de noticas y los medios de comunicación masiva que trasmiten y repiten constantemente los mensajes que mantienen y fortalecen el temor , que maximizan los sucesos que marcan la inseguridad y minimizan aquellos que pudieran servir de ejemplo para seguir un camino distinto, para desengancharnos de la cadena que nos mantiene cautivos en un sistema deplorable que nos ha convertido en seres deshumanizados y fáciles de controlar , actuando dentro de los parámetros que dictan los factores económicos, esa maquinaria fría que calcula perdidas y ganancias, que determina la dirección de un mercado donde quedan incluidas las personas.

Dentro de este marco el individuo adopta comportamientos que, en su mayoría, se pueden catalogar como enfermos, con alteraciones mentales que van desde la depresión a la esquizofrenia, pasando por la pasividad suicida a la violencia criminal, cruel, con matices de bestialidad que en conjunto convierten a la sociedad en un conjunto gravemente enfermo donde reina el temor.

No se requiere se un experto para ver lo que eso significa, para experimentar en carne propia sus efectos.
   La gran mayoría de las personas en nuestra sociedad viven bajo un constante temor que se refleja en su comportamiento, pero como evitar que sientan temor cuando los noticieros anuncias y repiten que hay crisis económica, que existen grupos de narcos, caballeros templarios, policías comunitarias, terroristas, pandilleros, autoridades corruptas, lideres sin escrúpulos y millones de personas a punto de perder la vida por causa del hambre, la contaminación, enfermedades o guerras.  
Se necesitaría ser totalmente insensible para no resentir los efectos de esos anuncios, para abstraerse a esas notas que se repiten constantemente durante mucho tiempo, o  aislarse por completo, no escuchar la radio, no ver televisión, leer diarios, revistas o comentar con amigos y familiares los sucesos relevantes; lo cual resulta casi imposible.
  Hay quienes se encierran en una burbuja de irrealidades , conforman su propio mundo de fantasía y optan por pensar que todo esta bien, que no hay de que preocuparse, que el mundo es un lugar, hermoso, pacifico, armonioso, donde no existe hambre o pobreza extrema, que los lideres saben lo que hacen y que todo se arregla conforme a la voluntad de un ser supremo o de las leyes naturales, sin que haya mayor cosa de que preocuparse.   Esto se puede lograr bajo el efecto de las drogas, en estado de inconciencia demencial o recurriendo a disciplinas de auto control mental, esto último podría parecernos bien, desgraciadamente eso no excluye de ser victimas de la violencia o de las crisis económicas, simplemente es como esconder la cabeza y no enfrentar la realidad.

   La alternativa es simple, tenemos que cambiar nuestra forma de vivir, de hacer las cosas, de valorarlas, dando a la parte humana su lugar preponderante, permitiendo que las directrices sean marcadas dentro de parámetros que garanticen seguridad, estabilidad, fraternidad.   Lo complicado es lograrlo, porque estamos tan condicionados a nuestra forma de vida, que nos resulta casi imposible vislumbrar alternativas, comprender que son imperantes los cambios de actitud, que si continuamos por el mismo camino estaremos labrando nuestra auto destrucción irremediablemente.
  Las condiciones para lograr una mejor forma de vida han sido ya marcadas por grandes pensadores,  filósofos, guías espirituales, sabios que vieron con anticipación y advirtieron los peligros que se corrían al seguir comportamientos basados en el valor de las cosas y no en el valor de las personas.    Quisiera ser optimista y creer que eso se puede alcanzar, pero eso lo hice entre los veinte y los cuarenta años de edad, hoy he de enfrentarme con los hechos y aceptar que lejos de alejarnos de esos caminos erróneos, nos hemos acercado cada vez mas al precipicio . Es triste llegar a viejo y notar que los esfuerzos fueron inútiles, que aún los cercanos no comprendieron lo que se intentaba esclarecer, lo que se proponía cambiar, que los actos se diluyeron en el acontecer diario, en la actitud indiferente, en la incomprensión o la represión.

No digo esto solo por mi, sino por aquellos que vi  o me entere de sus luchas y sus actividades en pro de cambios radicales, por los que alzaron sus voces corriendo grandes riesgos , seguramente seguirán siendo los soñadores, los inspiradores de nuevas corrientes de pensamiento, los que marcan formas de pensar distintas, pero dudo mucho que el hombre salga de su  estado enfermo y logre vencer sus propios temores. EL NEGOCIO DEL MIEDO