Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

martes, 15 de octubre de 2013

Sorpresa que da la vida

“ La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida” escuche muchas veces repetir esas frases sin darles mayor importancia, pero transcurridos los años me fui percatando de que había mucho de cierto, su significado estaba grabado en muchos de los acontecimientos de mi propia existencia sin apenas comprender como habían sucedido ciertos episodios, como llegue a esas latitudes, en esas circunstancias y la forma como se resolvieron las cosas, algunas veces en mi contra, otras a mi favor.  Por lo que llegue a estar completamente de acuerdo con quienes afirman que la vida es como un camino en la sierra , algunas veces cuesta arriba, otras cuesta abajo y en algunas ocasiones vas en plano.
En una de esas ocasiones en que la vida me preparo una gran sorpresa ya rondaba yo los cuarenta y tantos años, había salido de una institución de readaptación  social para jóvenes casi huyendo porque mis enemigos amenazaron con matarme y las autoridades no podían darme la protección adecuada. El motivo  de aquella situación era que había redactado y puesto en practica un reglamento interno para evitar que los empleados robaran a la institución y los internos tuvieran un trato mas justo y con mejoras en sus actividades para su rehabilitación, entre esas normas redactadas estaba la de no portar armas dentro del centro de rehabilitación y todos, sin excepción serian sujetos a revisión antes de entrar para frenar la introducción de drogas, armas o cualquier otro objeto que fuera de peligro para los jóvenes o empleados.    
Se puso difícil la situación, había una rebelión de custodios acostumbrados a manejarse con libertad y arbitrariamente, los agentes judiciales, principales intermediarios en la entrada de droga se acercaron para lanzarme sus amenazas y el director de la institución se sintió mas que afectado al enterarse que había enviado, sin su autorización,  comunicados al gobernador , a la presidencia de la reduplica para que se tomaran en cuenta estas medidas en otras instituciones del país.
La encargada de la administración de estas instituciones dentro del estado me llamo a su despacho y me dijo que estaba en grabe riesgo mi seguridad y que estaba imposibilitada para brindármela  durante las veinticuatro horas “ te aconsejo que te vayas un tiempo, que no te localicen mientras se calman las cosas”
Bajo estas circunstancias no solo perdí mi empleo, además tenia que buscar como sobrevivir sin ser detectado, ya que no me brindarían tampoco ninguna ayuda económica, la situación era critica .
No me fui de la ciudad ni cambie de domicilio, estaba indignado por el trato injusto a mi labor, por lo menos eso pensaba en ese momento, pero algo estaba gestándose en mi destino como una gran sorpresa.
Después de hacer varias solicitudes y entrevistas de trabajo llegué a una fabrica de soleras y varilla corrugada recién abierta . Quien me entrevisto era de ascendencia Japonesa, el ingeniero Uyeda, que llegaría a ser un buen amigo, un tutor excelente y un hombre que admiraría por su capacidad de trabajo y dedicación.
Examino mi solicitud, me hizo algunas preguntas, sobre mis referencias principalmente y mi labor en el anterior empleo y me dijo que se comunicaría conmigo, lo cual me sonó a la misma cantaleta de siempre. Salí pensando que era otro intento fallido.
La sorpresa inicio temprano al otro día, el teléfono sonó muy temprano y escuche “ soy el ingeniero Uyeda, va a trabajar conmigo, no como un empleado mas, sino como el mas cercano de mis colaboradores, he hablado con una persona que lo conoce y que es mi amigo, usted lo anoto en sus referencias y he averiguado lo suficiente para darle este cargo, lo espero a las nueve de la mañana”
A partir de esa mañana mis noches y días estuvieron al ciento y tantos por ciento dedicadas a ese trabajo, aprender y seguir los pasos de un hombre que parecía no descansar nunca, empeñado en hacer de esa empresa algo fructífero que se expandiera sin limites.
Después de varios meses a su lado, habiendo asimilado lo suficiente para tomar decisiones en su ausencia, el pidió permiso para ausentarse durante tres días sumados al fin de semana, el motivo, ir a pedir la mano de su futura esposa.
Es increíble como puede cambiar una situación repentinamente, en ese intervalo, un descanso que jamás se había tenido desde que tomo a su cargo esa compañía, sufriría un colapso nervioso que le obligaría a ausentarse mas tiempo y pensar en un retiro para trabajar en donde no tuviera tanta presión.
Me situaron en su puesto como medida de emergencia, era el único que tenia en ese momento la información y el conocimiento de cómo se realizaban los procesos de producción ideados por el ingeniero en jefe.  Las sorpresas seguirían llegando.
Mi preocupación por la salud de mi jefe y amigo, la presión repentina de verme al frente de la empresa en las áreas de producción, personal, seguridad, almacenes y embarques me quito el sueño durante varios días y trabaje desenfrenadamente intentando salvar la situación mientras el regresaba.
Tal vez por esa presión y por la libertad que se me otorgo para tomar decisiones fue que repentinamente encontré una nueva forma de calcular la manera de producir, una forma que cambiaria radicalmente el formato y nos daría un resultado sorprendente para aumentar la productividad.
Debo aclarar que se estaban conjuntando varios elementos para que los resultados fueran altamente positivos, se habían autorizado créditos cuantiosos a la empresa, se adquirieron materias primas en gran cantidad antes que  subieran los precios, la industria de la construcción estaba creciendo y con ello la demanda de nuestros productos, había logrado que nuestro personal tuviera la capacitación y el equipo necesario para ser mas eficiente y sobre todo, el equipo de colaboradores cercanos estaba comprometido con las metas al cien por ciento.  
Como un paréntesis en esta historia me permito recomendarles a todos los que lleguen a tener posiciones en los que estén al frente de un equipo de trabajo, que , los que forman ese equipo, son protagonistas importantes, que su labor debe ser reconocida y sus aportaciones deben ser acreditadas, porque eso les mantiene unidos, motivados y satisfechos con quien tiene a su cargo la dirección de sus objetivos.
Ciertamente eso me llevo a estar de otro lado del escritorio como alguna vez lo soñé, ciertamente me permitió valorar mis capacidades y sentirme satisfecho, porque no solo logre que esa empresa funcionara exitosamente durante mi gestión, sino que , lo mas importante, vi que el atender a los trabajadores, darles la oportunidad de superación, mejorar sus condiciones de trabajo, no era una utopía, un idealismo tonto, sino una realidad que garantizaba un mejor desempeño para la empresa.
Fue una de esas sorpresas que la vida me deparó y me hizo feliz durante el tiempo que transcurrido dentro de esa nave en que diariamente tenia que tomar decisiones y resolver problemas manteniéndome activo y orgulloso poder con la carga.    Desgraciadamente, el lado triste de esta historia es que mi jefe ya no retorno a su puesto, decidió dedicarse a los negocios familiares por parecerle mejor para su salud, o eso es lo que me informaron, pero aunque el nunca me dijo lo contrario, creo que los intereses de los accionistas se reflejaron en la forma como le plantearon la situación y como se resolvió la misma.  Tal vez nunca lo sabré , lo cierto es que mi vida dio un giro y realicé uno de mis sueños.
Mi eterno agradecimiento a quienes lo hicieron realidad de una forma u otra. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario