Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

jueves, 2 de mayo de 2013

El dinero


El dinero
Habiendo sido educado en una familia de comerciantes y empresarios, don Money pensaba que el dinero era la garantía para vivir bien y alcanzar la felicidad aun cuando entre sus familiares no había visto que existiera nada de eso, por el contrario, los eternos conflictos por cuestiones financieras, siempre alegaban por cualquier perdida o por una mala inversión, algunas veces hasta por lo que se ganaba.  Su principal preocupación eran los negocios, no podía escapar a ese influjo de años que lo había impulsado para estudiar economía y contabilidad, los números eran como dioses a los que respetaba y veneraba, sobre todo cuando los saldos eran favorables.
Su justificación para explotar a sus empleados era simple, “ellos carecen de ambición y son unos conformistas irremediables”.  De esta forma se liberaba de toda culpa y con el derecho de hacer lo necesario para aumentar su riqueza sin importar a quien perjudicaba.
La mayor parte de su vida la vivió bajo estas normas y con esta filosofía que le permitió amasar una gran fortuna, pero cuando llego a su tercera edad empezó a notar que el mismo se estaba convirtiendo en un objeto que valioso que tenia grandes recursos para ser repartidos entre sus herederos, que esos recursos podían aumentar con los seguros de vida que se cobrarían en caso de muerte accidental, entonces empezó a temer , a desconfiar de aquellos que saldrían mayormente beneficiados con su fallecimiento.
Se torturaba día y noche pensando que su riqueza estaría en manos de seres ambiciosos que no tenían ninguna consideración para su persona , que solo le aparentaban respeto y cariño por conveniencia no deseando quedar fuera del testamento. Sus pesadillas no le permitían dormir tranquilo y sus pensamientos le atormentaban constantemente durante el día, fue entonces cuando cayó en la cuenta de que no había obtenido mas que un gran aparato de tortura, que no podía confiar en nadie y que estaba solo aun cuando estuviera rodeado de servidumbre, empleados y familiares que se acercaban cada vez mas interesados en sus bienes que en su salud o bienestar.
Ya era tarde para cambiar, no había nada de que arrepentirse, el les había enseñado con el ejemplo a comportarse de esa forma, eran los que seguirían sus huellas, los futuros inversionistas, los que aumentarían los bienes de la familia, si es que a eso de le podía llamar “bienes” porque para entonces ya lo dudaba.
Don Money murió una tarde de abril cuando la primavera había adornado con flores el jardín y en los árboles cientos de pagaros trinaban alegremente, pero el no percibió ni el aroma ni el sonido, estaba tan absorto en sus pensamientos que eso le provoco un paro cardiaco, pero nadie se lamento, no hubo llanto que acompañara su féretro, solo se escuchaban cuchicheos de quienes estaban poniendo en alerta a los abogados para que se aprestaran a la batalla legal que se presentaría en cuanto la tierra cubriera aquel cuerpo que nunca disfruto de un día de campo rodeado de hijos, nietos, hermanos , viviendo en su oficina como un espíritu que penaba buscando algo que jamás pudo encontrar, la felicidad.

Eso era lo que imaginaban los que miraron su mansión y sus empresas con envidia, los que eran sus enemigos simplemente porque le había ganado un negocio o porque había realizado mejores inversiones que ellos. La verdad es que don Money siempre tuvo tiempo para divertirse, viajar, convivir con su familia, disfrutar a lo grande de los placeres que puede ofrecer el mundo, tenia los recursos, el poder, la salud para hacerlo, su inmensa fortuna generada por su visión para las inversiones le ponía en una situación muy ventajosa en cualquier parte, su fama le ganaba admiradores de todo tipo, algo que también sabia aprovechar para obtener información o realizar operaciones que le redituaban mas ganancias, pero sin obsesionarse en ello, sabia que sus administradores y la gente bien preparada que hacían funcionar sus negocios e inversiones estaban trabajando eficientemente, algunos por conveniencia, pero muchos otros porque eso les gustaba, ser parte de un equipo que generaba mas riqueza, lo cual siempre se los agradecía.
Sus altruistas acciones eran poco conocidas porque no busco reconocimiento por ello, pero los empleados mas cercanos le respetaban, admiraban y querían como a un padre que les protegía ayudándolos cuando notaba que estaban padeciendo por alguna causa económica o moral.
Cuando enfermo tenia mas de setenta años, fue atendido en el mejor hospital por renombrados especialistas y sus amigos y familiares estuvieron siempre preocupados porque recibiera la mejor atención y no le abandonaron jamás, doliéndose profundamente por su perdida cuando anunciaron su fallecimiento la tarde de abril en que él dijo que moría feliz escuchando el trinar de los pagaros y percibiendo el aroma de las flores.
Durante la lectura de su testamento sus herederos escucharon las ultimas palabras que había dictado “ el dinero es solo un medio para vivir, no permitan que les convierta en seres insensibles ,utilícenlo para ser felices y regalar felicidad a otros” http://youtu.be/J1_UjXDBkDg