Entrada destacada

El hombre oso

va  Y conocí a una hermosa mujer de nombre Sofía, que era torturada constantemente por un demonio que la acompañaba.  Le pregunte do...

domingo, 13 de noviembre de 2011

Conflictos humanos desde la visión de un perro


^^Doggy y los conflictos humanos: 

   Como perro, Doggy no escribía pero pensaba mucho, estaba seguro de que, en su mayoría, los conflictos humanos tenían origen en la mente distorsionada de una especie incapaz de adaptarse a la vida natural.

 
Si los hombres hicieran lo que dicen, si creyeran en lo que pregonan creer, si actuaran en lugar de hablar, y si fueran leales a sus altos ideales, entonces encontrarían el paraíso nuevamente. 
 

  Como pueden jugar con su propia existencia?, se preguntaba al observar como el hombre arriesga su vida en juegos sin sentido, no hay nada mas valioso en el mundo, y el hombre lo desprecia, no puedo esperar que aprecien algo, que se impresionen verdaderamente y que mantengan un comportamiento de culto a la vida, su religión es la muerte, la destrucción y aplican los recursos a su alcance para lograr esos fines. 
 
El hombre pocas veces ve hacia adentro de si mismo, quiere descubrirlo todo en el exterior y no hay forma de encontrar fuera lo que ya se tiene en el interior, su libertad, felicidad, amor están mandando señales que no comprende, porque carece de la capacidad que tenemos los animales para simplificar las cosas. 
 
No hay perros que enseñen filosofía, pero si ellos nos observaran con detenimiento verían que tenemos las proposiciones mas profundas para llevar una existencia sana. 
 
Mi amo, esta obsesionado con obtener el triunfo, nunca se ha detenido a reflexionar que, por estar vivo y ser partícipe de la obra universal ya es un ganador. 
  Quiere obtener riquezas, pero no aprecia la vida, desea ser saludable, pero comete toda clase de excesos y se atormenta haciendo conflictos con sus propios pensamientos, preguntando cuales son correctos, cuales debe desechar.  Los perros no hacemos esa clase de cuestionamientos, por eso no hemos tenido que cambiar nuestros hábitos durante la historia, no hemos realizado revoluciones con sus nefastas consecuencias, somos seres que estamos perfectamente adaptados al medio, nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos sin cuestionar a la vida cuáles son sus principios, cuales sus fines o si la causa y el efecto son elementos que se deben de tener como una ley. 
 
El hombre quiere mantener todo bajo control, entenderlo en sus fundamentos mas elementales y transformarlo según sus caprichos, pero no se controla a si mismo, no se comprende en lo absoluto y es incapaz de transformarse positivamente, haciendo que la contradicción entre lo que pretende y lo que es, se convierta en un torbellino que lo mueve cual juguete en la dimensión del tiempo. 
 
   Sus obras son pretensiones de alcanzar el reconocimiento, cuando no es capas de reconocerse a si mismo, su vida es una parodia en la que se burla de si mismo y de su propia especie, haciendo que los juegos de su mente se conviertan en realidad y que la realidad sea un espejismo que no puede alcanzar. 
 
  Cualquier animal tiene mayor control, poder de adaptación y comprensión de lo que es la existencia, pero los hombres se justifican diciendo que son animales superiores, que tienen espíritu, poder creativo, inspiración, y los animales los vemos con lastima, porque han creado su realidad a partir de las ilusiones, dejando escapar lo esencial, porque no pueden aceptar que pertenecen, por su composición y forma, ubicación y tiempo, al mismo conjunto que pertenecemos todos los seres del universo, no son humildes y quieren escapar a las normas establecidas dentro del cosmos para ser algo divino, como el Demonio que describen en sus historias de la rebelión del mal contra  Dios. 
 
Que otra criatura pudo inventar semejantes aberraciones?, que otra ha llegado a producir tantas abyecciones en las que involucra lo sagrado con lo humano, lo animal con su proceder desquiciado? 
    Ninguna otra especie aceptaría la responsabilidad de haber enseñado al hombre a ser cruel y destructivo, a ser violento y blasfemo, pero la raza humana dice tener un comportamiento animal cuando comete actos de salvajismo que no tienen paralelo en el universo. 
 
 
Mi amo ahora duerme, esta inconsciente, el vecindario esta en silencio, la ciudad entera ha bajado su ritmo y el mundo sigue girando sin su intervención. Las estrellas brillan, el viento sopla, el sistema, la galaxia, el universo entero sigue funcionando perfectamente sin la intervención del hombre, pero cuando el despierte sentirá que es importante, que nada puede hacerse sin su participación, que la creación, inspiración, voluntad, son cosas que están bajo su dominio y que debe aplicarlas para que las cosas sean mejores.  Pobre humanidad, tonta o loca, desesperadamente incapaz de encontrar su propio camino, de ubicarse en su lugar y disfrutar de cuanto le rodea. 
 
Los conflictos humanos inician en su mente, los perros no tenemos porque cuestionar lo que es la vida, simplemente la vivimos. 
                          No pretendemos cambiar el futuro, ni registrar para la posteridad lo que ha sido el pasado, el conjunto de tiempo y espacio no requiere de nuestras anotaciones o de nuestra intervención para lograr los fines señalados desde su principio por quien todo lo hizo, de ello no dudamos, porque generación tras generación hemos sido perros y hemos sobrevivido aun cuando tenemos que sufrir la compañía de los hombres, sintiéndose amos, controladores de nuestra vida. 
 
Si los perros o cualquier otro animal tuviera como objetivo controlar a otros animales, terminaría en guerra con el hombre, y como la raza humana es la única que tiene esos intereses, entonces pelea entre si, se masacra siglo tras siglo, demostrando que lo único que puede poseer es una estupidez superlativa. 
 
  Espero, que esta Navidad, entre sus deseos y objetivos estén en primer término los de encontrar la armonía  con el conjunto universal y hacer todo lo posible para frenar la destrucción del planeta.   Eso haría que las demás especies tuviéramos una feliz Navidad y un mejor año

Porque los perros somos candidatos para ir al cielo?:    
Los perros no necesitamos dinero, por lo tanto no requerimos de especulaciones, chantajes, sobornos, robos, para obtenerlo. 
 
No pretendemos ser famosos, así que no competimos entre nosotros por el papel principal en una obra, por el derecho de asistir a las olimpiadas o por ganar el premio Nóbel en cualquiera de sus modalidades; pero para mi amo y para todos los de su especie, estas cosas constituyen parte de sus sueños. 
 
Los perros no practicamos el racismo en ninguna de sus formas, no pretendemos imponer nuestro criterio a otros, ya sean de nuestra especie o de otras, respetamos la libertad de acción y de pensamiento sin tener que establecer leyes para tal efecto; pero entre los hombres estas cosas terminan por convertirse en un motivo de lucha. 
 
Los perros no deseamos conquistar el universo, ser los amos de la tierra, dominar las fuerzas naturales y conocer cómo actúan las leyes del universo, vivimos y dejamos que las cosas sigan su curso normal, las alteraciones las provoca la raza humana con sus inquietudes que han terminado por situar al planeta al borde de la extinción. 
 
No me puedo imaginar a un perro tratando de dominar a otra especie para servirse de ella, los hombres nos han utilizado para toda clase de entretenimientos, trabajos, experimentos y cuanta cosa de se ha ocurrido, pero le seguimos fielmente, porque somos humildes, amamos sin condiciones, y practicamos nuestra caridad con quienes necesitan de mas ayuda en el cosmos, esto es, la raza humana. 
 
Los perros no deseamos la perra de nuestro semejante, porque no tenemos contratos que establezcan exclusividad en la relación, por lo tanto no cometemos ninguna falta al aparearnos abiertamente con cualquier perra. 
 
Los perros no acostumbramos burlarnos de nuestros enemigos, no levantamos falsos, tampoco inventamos excusas para atacarlos, porque el único enemigo que tenemos se encarga de esas cosas tan absurdas y nos da el ejemplo para no cometer el mismo error. 
 
He dicho enemigo, que desconsideración la mía, siempre nos han calificado de ser amigos, pero yo me pregunto, haciendo eco de sus propias palabras, "con esta clase de amigos, para que quiere uno enemigos?". 
 
Nunca he sabido que un perro se suicide, que se convierta en asesino colectivo, planee el robo del siglo, sea un violador, se prostituya o venda substancias nocivas para la salud de otros animales. 
 
Creo que los perros no ofendemos a Dios y que respetamos sus leyes, por eso hemos de retornar al Paraíso de donde salimos arrastrados por la especie que se atrevió a desobedecer la orden divina y se ha puesto en contra de las cosas mas sagradas. 
 
 
Doggy tenía la facultad, como muchos otros animales, de salir de su cuerpo animal  y con el espíritu de un ser de fantasía realizar las cosas mas increíbles. Le gustaba meterse a los cuadros, replicas de pinturas famosas que Mike tenia en la sala, los decoraba a su gusto con notas de música, dando al cielo y al mar los tonos de los clásicos, mientras que a las flores y los árboles los decoraba con ritmos tropicales y con alegres compases de alguna melodía de jazz. 

También gustaba de viajar por los espacios existentes en otras dimensiones para conocer las formas alternas en que otros seres se manifestaban en el universo de transposiciones en que los soles hoy son de un modo y mañana de otro, pero lo que mas le gustaba era desaparecer en la nada, sentir que el silencio le pertenecía y que no había ningún elemento que le distrajera en la propia meditación de su yo en letargo infinito, perdido entre lo que se supone que existe y lo que es el vacío. 
 
Demasiado complicado para que lo entendieran los humanos, prefería guardar sus poderes para grabar en el aire los símbolos de la explicación cósmica. Estaba seguro de que el hombre era demasiado estúpido para llegar a conclusiones acertadas, la historia había demostrado cuan afecto era a la equivocación, porque prefiere lo complicado a lo sencillo, lo escarpado a lo llano. El contacto con la realidad era cosa imposible de trasmitirles, los hombres tenían una interpretación distinta para cada individuo, no era como en otras especies, donde se capta el mismo significado, interpreta y responde de acuerdo con las normas naturales sin atentar con deseos de control, de modificación o destrucción. 
 
  Se perdía en bosques de imaginaciones, navegaba en lagos de sueños y se bañaba con luz de estrellas mientras llegaba el tiempo en que tenia que cumplir con sus tareas de simple perro, lo cual realizaba correctamente, tal y como lo hacen otros seres en este planeta, por supuesto, el hombre tiene un lugar aparte, no se sabe que comportamiento ha de tener de una época a otra, porque lo mismo es un santo que un demonio, un parásito, o el genio que trasforma la materia en obras de arte, pero la mayor parte del tiempo es un desquiciado que no sabe lo que desea, que actúa por impulso siguiendo lo que su necrofilia le aconseja, entonces destruye sin compasión, se hunde en los vicios, en la corrupción, se pierde en los laberintos de sus especulaciones y cae pesadamente en los arroyos de la muerte sin que pueda encontrar la razón de su existir. 
 
Es una lástima que el hombre sea un ser tan enfermo, pensaba el perro, tal vez algún día encuentre el remedio para sus padecimientos y su mente sana capte la dimensión perfecta de lo que le rodea, entonces también podrá danzar en las galaxias, se meterá en los juegos de las composiciones mentales sin afectar al planeta y vera que no tiene que remodelar las cosas, simplemente puede, con la imaginación, hacer toda clase de experimentos y de escenografías, sin que eso afecte su posibilidad de ser parte del universo consciente, de la realidad pura, donde los sueños tiene relación directa con la vida, tomando el lugar que les corresponde dentro del cuadro de lo que existe. 

Cuando la especie de los homo sapiens logre eliminar los juegos del engaño, cuando tenga una clara visión de lo que es la convivencia sincera con otros seres, entonces se podrá relacionar con cada elemento y las moléculas de su cuerpo se integraran sin obstáculos al concierto universal. Pero eso es algo que aun no se puede lograr, el hombre sigue viéndose a si mismo como el mas importante en el cosmos, continua calificando, modificando, interviniendo indiscriminadamente en todo, sin tomar en consideración que esas alteraciones están provocando serios trastornos a la composición de la obra de Dios. 
 
 Doggy siguió pintando espiritualmente un nuevo cuadro, la música se hizo brillante, las notas seguían sus trazos obedientemente y los compases fueron tomando la forma que su imaginación canina imponía, se alegro de no tener que montar una exposición para mostrar su arte, sus obras estaban al alcance de todos los otros elementos del universo, porque ahí se comparten las cosas sin especulaciones, sin tomar en consideración clases o relaciones, simplemente aplicando la sagrada libertad de dar y recibir, del fluir constante de las cosas. 
 

                                           Juan Antonio Saucedo Pimentel